Sector automotriz crea estrategias ante desaceleración

En el mercado boliviano existen 193 marcas, muchas de las cuales han visto disminuir sus ventas por la ralentización de la economía. Potenciar el servicio de postventa y ampliar la oferta a otros segmentos de mercado son algunas de las estrategias comerciales que las empresas aplican para alcanzar sus objetivos comerciales.

Ante un escenario de continua desaceleración del crecimiento de la economía del país, el sector automotriz ajusta sus cinturones para seguir alcanzando un buen ritmo de crecimiento en sus ventas, en un mercado cada vez más competitivo donde se comercializan 193 marcas de vehículos y en el que las empresas concesionarias deben adaptarse e innovar para seguir vigentes.

Datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), señalan que el Producto Interno Bruto (PIB) ha venido reduciendo su crecimiento desde el 2013 cuando alcanzó su tope de 6,8%, hasta descender progresivamente a un 4,3% en 2016. Además, según las proyecciones de los organismos internacionales, se espera un crecimiento menor (de alrededor de un 4%) para este y el próximo año.

Erick Saavedra, presidente de la Cámara Automotor Boliviana (CAB), manifestó en agosto al diario digital 0km.com.bo que no son pocas las empresas que han tenido que pasar de un negocio de márgenes relativamente altos a márgenes muy bajos para ser competitivos, esto debido a la ralentización de la economía. Esto sumado a las últimas cuatro campañas del agro que no fueron positivas, ha obligado a algunas concesionarias a cambiar su modelo de negocio.

Por ello, Saavedra sostiene que las compañías que tengan esa capacidad de adaptarse, innovar y reinventarse van a crecer, mientras que las empresas que sigan con políticas del siglo 20 van a tener que fusionarse o dejar de existir.

¿La desaceleración económica a afectado al sector automotriz? “Sí. El sector se ha paralizado considerablemente. Marcas tradicionales (japonesas, americanas y europeas) de mayor precio, son las que se han visto más afectadas”, afirma Roberto Landívar, gerente general de Autokorp, firma que representa a las marcas chinas Great Wall y Haval.

Para Landívar, en términos económicos es común que las marcas ubicadas en la parte superior en la escala de precios, de cualquier sector, vean crecimientos exponenciales en épocas de crecimiento económico y decrecimientos exponenciales en épocas de desaceleración, como es el caso actual. “Esto produce un efecto de ‘goteo’ en las que marcas más económicas como las que manejamos, se ven un poco beneficiadas aun en tiempos de crisis económica”, sostiene el ejecutivo.

Eric Weise, gerente general de Autobol, firma representante de la marca Honda, refiere que de acuerdo a indicadores tanto del sector privado como del sector público, todos los rubros han sentido una desaceleración, y el sector automotriz no está exento de ello.

“Sin embargo, en Autobol hemos analizado la situación a partir de intercambio de conceptos con los clientes y estamos convencidos que la desaceleración es mental y no de hecho, por lo tanto volver a tomar impulso no es ni complicado ni de largo plazo”, sostiene Weise.

Al inicio de la gestión, esta concesionaria planeaba crecer un 30% este año con relación al 2016, pero luego de hacer un ajuste ahora esperan cerrar el 2017 con un crecimiento del 10%.

Según datos que la Cámara Automotor Boliviana publica en su sitio web en 2012 se importaron 29.960 vehículos nuevos, 36.444 unidades en 2013 y 40.092 rodados 0km en 2014. Al siguiente año (2015), la importación creció menos alcanzando las 41.016 unidades.

El año pasado la importación superó los 45.000 vehículos nuevos y para este año aún no existen proyecciones, pese a que se solicitó información a la Gerencia de la CAB.

_MG_9635

 

Nuevas estrategias

A lo largo del año, las empresas concesionarias también aplican diferentes estrategias comerciales para salir adelante en años de desaceleración y una de ellas es potenciar el servicio de postventa, como es el mantenimiento, la reparación de daños o choques y la comercialización de lubricantes y neumáticos.

“Se ha realizado inversiones muy altas para otorgar un servicio post venta de primer nivel, consolidando nuestra red de servicio técnico y mantenimiento”, informó Diego Aponte, jefe de Publicidad de Imcruz, quien agregó que también han diversificado su gama de modelos dirigidos a todos los segmentos de clientes considerando precios acordes al mercado.

Aponte indica que, pese a la desaceleración económica, han podido mantener un crecimiento que consideran “altamente positivo a la hora de evaluar la gestión 2017”.

 

Isabel Irigoyen, del Departamento de Marketing de Nibol, representante de Nissan, proyecta que este año cerrarán con un 15% más unidades vendidas con respecto del 2016. “Este 2017 ha sido un año de records”, destaca la ejecutiva, quien expresa que esta empresa no ha sentido los efectos de la desaceleración.

Landívar, de Autokorp, indica que se han enfocado en mejorar la oferta de vehículos en los segmentos de clase media y media alta. “Hemos tomado nuevas representaciones en sectores en los que antes no competíamos, para aumentar el volumen de ventas. Y hemos adecuado nuestro financiamiento directo a las necesidades actuales de los clientes”, indicó el ejecutivo.

De enero a septiembre entre todas sus marcas actuales (Great Wall, Haval y JMC) han comercializado 840 unidades, un crecimiento de cerca a un 16% en relación al año pasado. Hasta diciembre apuntan a comercializar 1.100 unidades.

Por su parte, Weise sostiene que Honda tiene la inigualable ventaja de ser una marca de alta calidad, con una filosofía empresarial que ha permitido en el tiempo crear fuertes lazos con sus clientes, los mismos que renuevan permanentemente sus vehículos y que traen a sus amigos y familiares para que ingresen a la marca. “Esta sana relación Honda-cliente nos permite afrontar cualquier desaceleración”, expresa.

Por otro lado, explica que la fábrica japonesa ha ampliado el mix de vehículos que ofrece, con lo que han ingresado a nuevos nichos de mercados y alcanzar a gente que aspiran hacer un “up grade” y ser propietarios de una marca de alta calidad y prestigio.

 

EyD Nov26

 

EyD Nov27

 

Parque automotor viejo

Un informe del Centro Boliviano de Estudios Económicos de CAINCO – CEBEC, con datos del INE, muestra que el parque automotor de Bolivia ronda los 1,7 millones de vehículos, con un crecimiento del 8,7% en el último año. Del total, un 25,4% son vehículos con cinco años de antigüedad, el 12,1% entre seis y 10 años de uso, mientras que la mayoría (62,5%), son vehículos con más de 10 años de antigüedad.

El gerente general del IBCE, Gary Rodríguez, señaló que existen ejemplos de políticas de Estado a seguir en la región para reducir el parque automotor viejo, de más de 20 años de antigüedad, con el fin de precautelar la seguridad de las personas, de cuidar el medioambiente y de propiciar una mejora de acervo de activos para la economía nacional. Comentó, por ejemplo, que en Perú logró renovar casi la totalidad de su parque automotor en solo tres años.

“Un incentivo sería disminuir el impuesto de importación de los vehículos nuevos, sabiendo que un rodado nuevo será de gran utilidad para las familias. Así también, disminuyendo el impuesto municipal para los vehículos nuevos y aumentar progresivamente al de los vehículos más viejos porque son contaminantes del medioambiente”, dijo.

Rodríguez explicó que el costo de importar vehículos nuevos es alto comparado con otros países en Bolivia. En el país además de pagar un gravamen arancelario, se tienen que pagar un impuesto específico. “Estas cargas, que tienen un interés recaudacionista, por supuesto que frena o desincentiva la importación de vehículos nuevos”, expresó.

También propuso un programa de retiro de los vehículos viejos, sobre todo, aquellos que están por encima de los 10 o 20 años, considerando que un automóvil en una empresa se deprecia en cinco años.

“Incluso podría ser una posibilidad de que estos vehículos viejos que se retiren de circulación puedan servir como parte de pago para la adquisición de un cero kilómetro”, agregó. Además, dijo que sería de ayuda que se dispongan de líneas de crédito para facilitar la posibilidad de adquirir unidades nuevas.

El Decreto Supremo 2232 promulgado el 31 de diciembre del 2014 establece una política para dejar que el país sea un importador de chatarra, fijando 1 año de antigüedad para la importación de vehículos livianos. Sin embargo, esta normativa aún no ha llegado a fomentar la internación de vehículos livianos (autos, vagonetas y minibuses) nuevos, para el gerente general del IBCE. “No ha sido así, puesto que revisando las estadísticas oficiales se puede ver que existe una caída tanto en el volumen como en el valor de la importación de este tipo de vehículos que son principalmente para uso particular”, indicó.

Según información del INE, el valor de la importación de vehículos automotores de pasajeros en Bolivia bajó de $us 556,8 millones en 2015 a $us 405 millones en 2016, una caída del 27,3%.

EyD Nov28

 

ANALISIS

Desafíos de política pública

José Alberti / Ex presidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz

Las estadísticas del parque automotor 2003-2016, del Instituto Nacional de Estadística (INE), muestra que existe un sostenido aumento del parque automotor a nivel nacional en los últimos 13 años. Tal crecimiento ha venido impulsado por una renovación del parque automotor. En el 2003 había 443.888  vehículos, cifra que en 2016 aumentó a 1.711.005 automóviles. Un crecimiento exponencial dado que el número de automóviles con respecto a 2003 se ha multiplicado por casi 4 veces con una tasa de crecimiento de 285,5%; es decir existe 1 automóvil por cada 6 bolivianos.

A este ritmo de crecimiento, al 2020 se estima que el parque automotor en el Bolivia supere los 2.5 millones de motorizados.

Por otro lado, el 79% del parque automotor se concentra en el eje troncal del país, donde Santa Cruz es la plaza con mayor número de vehículos registrados, según la Administración Tributaria Municipal, con 34%; La Paz con 24% y; Cochabamba con 21%, respectivamente.

El crecimiento de las importaciones de motos, vagonetas y minibuses presentan mayor dinamismo. Estos, están asociados al trasporte de personas y al comercio al por menor que a la vez podrían explicar su crecimiento a la informalidad y la falta de sistemas eficientes de transporte públicos masivos. De la misma forma, el salto del parque automotor nuevo responde a las restricciones a la importación de vehículos usados y antigüedad.

El crecimiento en la provisión de camiones y tracto camiones ha sido relevante. Sin embargo, esta todavía presenta un déficit en el número de unidades y de antigüedad. Esto es una limitante para la capacidad de arrastre, relacionada con la generación de carga del sector productivo para el transporte interno y del comercio exterior.

El aumento del parque automotriz trae desafíos inmediatos que deben ser resueltos con imaginación y diálogo público-privado.

Por ejemplo: La rapidez de movimiento en las ciudades ha disminuido, las largas horas de trayecto entre la casa, el trabajo, y los diferentes centros de formación se han convertido en un caos y hasta han cambiado nuestros hábitos de alimentación. También existe aumento de estrés y accidentes. Podemos indicar algunos lineamientos para ser reflexionados:

  • Hay que estudiar la posibilidad de aplicación de horarios de labores continuos para el sector público y segmentos privados.
  • Enlazar los horarios de los colegios con los laborales.
  • Las ciudades deben replantear e invertir en sistemas de transporte público masivo y eficiente.
  • También es necesario estudiar mecanismos de restricción en la circulación de vehículos permanente o aleatoria, algunos departamentos como La Paz y Cochabamba ya aplican estos mecanismos, Santa Cruz no debe ser ajeno a esta realidad.
  • También se deben implementar nuevas fuentes de uso de energía que contribuyan en elevar la eficiencia y sean más amigables con el medioambiente. Por ejemplo, permitir el uso de alcohol y/o mezclas como energía para todo el parque automotor en el país traería enormes beneficios, además de reducir subvenciones a los hidrocarburos abriría oportunidades de inversión y empleo.
  • Finalmente, hay que promover la competencia, para ello se debe permitir la libre importación de vehículos por parte del soberano cumpliendo la normativa vigente.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: