EDUCAR PARA EMPRENDER “La necesidad de contar con las habilidades para el siglo XXI”

Una de las tareas pendientes en Bolivia es mejorar la calidad de la educación, puesto que los avances en matriculación alcanzados no han sido suficientes para incrementar los retornos de la educación. Para ello se requiere un enfoque integral que considere alumno-profesor-familia, sobre todo en una época que exige estudiantes más creativos y fundamentalmente emprendedores.

20170428213221-nino

El Premio Nobel de la Paz Nelson Mandela indicó en una ocasión que “la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Esto se puede constatar en la revolución que vivió el mundo desde el aumento de la masificación de la cultura y sus efectos en todos los ámbitos.

Por ejemplo, se estima que en 1800 sólo una de cada ocho personas en el mundo podían leer y escribir, que en su momento equivalían a aproximadamente 100 millones de personas. Hoy la proporción es a la inversa, pues siete de cada ocho personas son alfabetizados, que comprende a más de 5.000 millones de personas.

La educación cambia a las personas en distintas facetas. Un estudio del Centro de Investigación Económica y Social de Gran Bretaña señala que la educación es el mejor predictor de los resultados futuros de la vida de un ser humano en un sentido amplio (objetivo y subjetivo), comparados con otros como edad, género, ingreso, estado civil o situación laboral.

Esto no sólo se aplica a nivel mundial, sino también nacional y departamental. De hecho, uno de los tres Desafíos del Siglo XXI para Santa Cruz presentados en diciembre del año pasado por CAINCO es Divulgación de conocimiento o educación, que junto con las otras dos D’s forman la triada de retos que enfrenta nuestra región y el país todo.

Como una acción de la Agencia Santa Cruz Innova se encuentra la realización del Foro Económico 2017 centrado en este crucial tema con el nombre de Educar para Emprender, puesto que consideramos que nos encontramos en un momento clave en el cual es necesario apoyar a futuros emprendedores.

El presente artículo revisa aspectos destacados de la educación en Bolivia y el mundo, a la luz de las investigaciones de los principales exponentes del Foro, reconocidos como los académicos más calificados en el análisis y la práctica de estos temas a nivel mundial.

La verdadera riqueza de las naciones y cómo conseguirla

En 1776 se publicó un libro que marcó el inicio de una nueva rama del conocimiento. Su título: Una investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones. El autor: el filósofo moral Adam Smith, a quien se lo considera el padre de la economía por su aporte fundamental a esta novel ciencia. En dicho libro, Smith planteaba ideas sobre una pregunta perenne en la historia de la humanidad: por qué algunos países son más ricos que otros.

240 años después de tamaña contribución al entendimiento de una nueva ciencia, el académico Eric Hanushek, que según el portal de investigación económica REPEC es el más prolífico y reconocido en literatura académica sobre economía de la educación, publicó el libro El Capital del Conocimiento de las Naciones: Educación y Crecimiento Económico, en coautoría con Ludger Woessmann.

En dicha obra, el autor demuestra de forma categórica una idea simple e intuitiva pero que requiere un abordaje riguroso: el conocimiento es el verdadero capital de las naciones; y la educación, entendida como la forma de adquirir conocimiento, es crucial para la transformación de los países.

En el capítulo inicial hace una reflexión importante que se aplica al continente, el país y la región. En 1960, señala Hanushek, América Latina tenía un ingreso per cápita más alto que el Sudeste asiático: $us4.152 frente a $us1.614, ambos medidos en términos comparables respecto al costo de vida. Esa situación se invirtió totalmente en 2000, puesto que Latinoamérica tenía un ingreso de $us8.063 frente a los $us12.460 del Sudeste asiático.

Para hacerlo más tangible comparemos dos países: Tailandia y el nuestro. En 1960 ambas economías eran intensivas en la explotación de materias primas: arroz y goma en Tailandia y estaño y otros minerales en nuestro país. Al presente el país asiático tiene un nivel de productividad y de ingreso per cápita por demás superior al nuestro, además que se ha convertido en productos de mayor valor agregado y complejidad (Gráfico 1).

Gráfico 1: PIB por trabajador de Bolivia y Tailandia, 1960-2015

(Dólares estadounidenses corregidos por poder de compra)1.jpg

Si se postula que la educación es la clave de este tipo de transformaciones, se podría pensar que la educación aumentó en Tailandia más que en Bolivia. No obstante, las estadísticas sobre años de educación promedio en ambos países son similares (Gráfico 2), según la recopilación de información del reconocido profesor (y principal expositor del Foro Económico CAINCO 2016) Robert Barro, con su colega surcoreano Jong-Wha Lee.

2

De hecho, los años promedio de educación en Bolivia (13,2) son similares a los de Tailandia (13,5). Entonces, ¿dónde está la principal diferencia? En la calidad de educación.

El profesor Hanushek muestra que los resultados de las pruebas en matemáticas y ciencias entre 1964 y 2003 en Tailandia (456 puntos) estuvieron por encima del país latinoamericano con mejor desempeño en esta área (Uruguay con 430) y mucho mejor que el país con menor puntuación (Perú con 312).

¿Cómo estuvo Bolivia al respecto? La respuesta es que desde 1997 no tenemos información sobre cómo está la calidad de la educación puesto que ese año se realizó la prueba del Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), donde nuestro país tuvo el segundo peor desempeño (264 puntos en dicha prueba) siguiendo a Honduras (245), pero por debajo de Perú (332) y, por supuesto, de Uruguay (455). Desde ese año no participamos en evaluaciones estandarizadas sobre calidad de educación

La calidad de educación también afecta a las empresas. De hecho, se debe adicionar que la falta de habilidades básicas y competencias en el personal de las empresas es uno de los principales problemas que enfrentan las firmas, según se desprende de la última encuesta del Banco Mundial a empresas del país, después de la informalidad. Y un estudio reciente del Banco Interamericano de Desarrollo sobre el país indica que las empresas nacionales tienen costos porque los puestos vacantes tardan en llenarse, fundamentalmente por la falta de habilidades de los candidatos al puesto de trabajo.

 

¿Cómo se puede mejorar la calidad de la educación?

El renombrado político y científico estadounidense Benjamín Franklin indicó que “una inversión en conocimiento paga el mejor interés”. Este postulado se pudo medir desde el trabajo inicial del economista Jacob Mincer en 1957, quien fue el pionero en el cálculo de la rentabilidad de la educación, expresada como el retorno por estudiar un año más.

Tomando la base de datos de los investigadores del Banco Mundial Claudio Montenegro y Harry Patrinos sobre la rentabilidad de un año más de educación, se puede ver que en 2012 la rentabilidad de la educación en Bolivia estaba en torno a 7,3%, dejando al país en el puesto 88 de 116 países para los cuales se cuenta con información. Es decir, Bolivia se encontraba con el resto de países del 25% con menor retorno a la educación en el mundo.

La situación sobre la rentabilidad de la educación es más complicada, puesto que como lo muestran las estimaciones de la Fundación ARU insertas en Desafíos del Siglo XXI y disponibles en el portal asociado Santa Cruz Data, los retornos a la educación por cada año adicional habrían caído a una tasa en torno a 3%, lo cual situaría al país en el 5% más bajo a nivel mundial en términos de rentabilidad. Esta situación se observaría en las principales ciudades del eje, incluida Santa Cruz (Gráfico 3).

3.jpg

¿Cómo se puede mejorar esto? Aunque la respuesta no es simple, una de las vías viene de la mano de una cita de otro Premio Nobel de la Paz, Martin Luther King, quien señaló que “la función de la educación es enseñar a pensar intensamente y críticamente. Inteligencia y carácter, ese es el verdadero objetivo de la educación de verdad”

En otras palabras, la educación no es simplemente la mera transmisión de conocimientos por repetición, sino la adquisición de habilidades y destrezas que impliquen y promuevan el uso de la inteligencia creativa, de tal forma que puedan servir para que quienes acudan a ella, puedan beneficiarse en un sentido amplio.

Es importante señalar que las prescripciones o políticas para mejorar la educación varían según las condiciones y circunstancias de cada país. Pero dentro de esta variedad, se pueden extraer algunas lecciones en común que puedan servir para mejorar la educación.

Una de esas es la de las “Políticas basadas en la evidencia”. Éstas tienen la particularidad de que aplican una serie de programas midiendo lo más rigurosamente posible los resultados en mediante un método que se conoce como “Evaluaciones de impacto de pruebas aleatorias controladas”.

La idea es sencilla y la mejor analogía viene del mundo de la medicina, donde se originó esta técnica. Supongamos que queremos probar la eficacia de una nueva medicina. Para ello se selecciona un grupo de personas para probar la medicina. Este conjunto se divide en dos subgrupos: el primero al cual efectivamente se le aplica la medicina y el segundo, denominado “grupo de control”, es el que no recibe la medicina, pero sí una substancia parecida sin ningún efecto terapéutico.

Sin embargo, la clave es que la asignación es aleatoria y los participantes no conocen quienes están recibiendo la medicina y quienes no, puesto que a todos se les proporciona una dosis, una inyección o lo que el caso aconseje. A unos con la medicina y a otros con una solución o compuesto inofensivo.

Posteriormente, se comparan los resultados y si la medicina es efectiva, se supone que los resultados del grupo al que se le aplicó la medicina son claramente mejores que los del grupo de control.

En educación y varias políticas sociales se ha efectuado lo mismo. Por ejemplo, el académico de la Universidad de Harvard, Michael Kremer, recoge las experiencias al respecto y muestra que los incentivos monetarios para mejorar la matriculación escolar han mejorado las tasas de asistencia, en algunos casos de forma impresionante.

Esta política es bastante común en el mundo, de las cuales la experiencia del Plan PROGRESA en México es la más emblemática. En nuestro país el ejemplo es el del Bono Juancito Pinto (BJP). Por ejemplo, la fundación ARU indica textualmente que “Los resultados sugieren que el BJP ha sido exitoso en aumentar la asistencia escolar solo para niños más jóvenes – 6 a 8 años de edad, y particularmente a niñas. La conclusión es que el BJP ha motivado solamente la matriculación de los niños a una edad adecuada pero no ha dado incentivos adicionales para asistir a aquellos que ya se matricularon alguna vez.”

El profesor Kremer es enfático en indicar que, para mejorar la educación, además de los incentivos monetarios a los estudiantes o información a los padres de familia sobre las escuelas, es indispensable centrar la atención en los profesores, puesto que de ellos depende en gran medida el éxito del sistema escolar.

Por tanto, el experto mencionado señala que correspondería analizar los incentivos (monetarios y no monetarios) que puedan promover en los profesores mejores prácticas, que inciten a la comunidad escolar a tener un contacto y control social más estrecho con el profesor, entre otros.

Educación y emprendimiento: una relación de ida y vuelta

Estudios preliminares al interior del Centro Boliviano de Estudios Económicos (CEBEC) de CAINCO indican que la rentabilidad a la educación varía según el segmento que se considere. Tomando los datos de la Encuesta de Hogares más reciente (2015), se confirma que la rentabilidad en general es baja.

Lo interesante del análisis es la distinción entre la rentabilidad por segmentos: empleados formales, empleados informales y emprendedores, tanto formales como informales. En el caso de los empleados formales, la rentabilidad por cada año adicional de educación habría estado en 5%, la cual disminuye a un magro 2% para el caso de los trabajadores informales. Sin embargo, en el caso de los emprendedores, esta tasa es más alta que la de la condición de empleado: 8% para los formales y 4% para los informales, 3 puntos porcentuales más en el primer caso y dos en el segundo.

De lo anterior, se infieren al menos dos aspectos importantes: la relevancia del emprendimiento como una labor donde los retornos a la educación pueden ser captados por quienes la ejecutan y la sociedad en su conjunto; y la importancia de la formalidad tanto para el empleo como el emprendimiento, puesto que la educación no llega a tener una rentabilidad adecuada en ambos casos.

Esta situación es más apreciable en una época en la cual la tasa de creación de nuevos emprendimientos es alta y donde el trabajo adquiere una naturaleza cambiante frente a los retos que plantean, por ejemplo, la robotización y la internacionalización de la producción. Es una era donde se requiere entrenar principalmente en las habilidades de pensamiento crítico y resolución de problemas complejos, según el Foro Económico Mundial y el Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo, que son la base del emprendimiento.

Como lo señaló el psicólogo y filósofo del conocimiento suizo Jean Piaget, “el objetivo de la educación no es aumentar la cantidad de conocimiento sino crear las posibilidades para que un niño invente y descubra, crear hombres que sean capaces de hacer cosas nuevas.”

La inacción al respecto es nociva, puesto que como lo muestra el profesor Hanushek, una reforma educativa muestra sus efectos hasta 20 años después de su implementación. Por tanto, es hora de pensar seriamente la educación con un enfoque centrado en el impacto y los resultados por sus consecuencias individuales y sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: