La Productividad: yo, mi empresa, mi país

La productividad es nuestra forma de entender la relación entre cómo utilizamos nuestros recursos (tiempo, materia prima, esfuerzo) y la calidad y cantidad de nuestros resultados. Esta relación, en apariencia simple, es uno de los conceptos fundamentales de la economía moderna y una característica que diferencia a quienes sobreviven y quienes no en el mundo empresarial.DSC_0628 (2)

Cuando hablamos del aspecto clásico de la productividad nos referimos al número de insumos utilizados en la producción de un producto (Insumos / Producto = Productividad). Sin embargo, desde hace décadas se enfatiza en una visión más global de la productividad. Por ejemplo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en su último informe sobre Productividad en América Latina explica la necesidad de “consolidar una visión más integral del concepto que debe tener el bienestar de la fuerza de trabajo y la utilización sustentable de los recursos como piedras fundamentales para lograr una verdadera y sostenida productividad”.

Malinterpretar la productividad, pensándola solo como una mayor exigencia de nuestros recursos, nos puede llevar a una empresa (y una vida) estresada, sobreocupada, desgastada y al mismo tiempo con cada vez más escases y faltas. Por otro lado, tener una estrategia e invertir en productividad, por ejemplo capacitando al personal o actualizando nuestros métodos de producción, nos puede llevar a estándares de calidad superiores a nuestra competencia, generar ganancias sostenidas, afrontar de mejor manera las complicaciones del contexto y, en definitiva, volvernos mejores empresas (y personas).

Llevando esto de lo particular a lo general, podemos afirmar que un incremento en la productividad de un país o región se reflejará en una aceleración de su crecimiento económico y social, e incluso cultural, y esto a la vez se reflejará en un mejor uso de los recursos y una mayor calidad de vida. Hablamos entonces de competitividad. Todo esto siempre y cuando comprendamos la totalidad de este concepto.

Por ello, AL-Invest 5.0, el programa de cooperación internacional más importante de la Unión Europa para el sector productivo de América Latina, tiene como objetivo impulsar la productividad de las micro, pequeñas y medianas empresas de la región. Y para esto tiene un plan basado en resultados que se lograrán a través de un tratamiento integral de la productividad, incentivando capacitaciones, interrelaciones, internacionalización y emprendedurismo en toda Latinoamérica, todo bajo las consignas de trabajo digno y el crecimiento sostenible.

NO MÁS, SINO MEJOR

Nada incrementa más la productividad de una empresa como el personal capacitado. Al apostar por la capacitación de nuestro personal ganamos mucho más que su mejoramiento profesional. Al inculcarle a una persona el sentimiento de satisfacción que da aprender algo nuevo y relacionar eso con su trabajo, se forma un trabajador que valorará y agradecerá a su labor por la posibilidad de aprender y será un trabajador que se esforzará por demostrar lo que sabe y su capacidad de aprendizaje. La capacitación del personal impactará de manera positiva en la productividad de la empresa desde muchos aspectos, algunos evidentes: como el incremento en la calidad de nuestra producción, que incrementará a la vez la rentabilidad de la empresa y la fidelidad de sus clientes. Pero también tendrá otros beneficios menos evidentes pero incluso quizá más provechosos:

“Empezamos a apostar por la capacitación constante del personal y nuestras mejoras en la productividad dieron un salto cuantitativo y cualitativo”, explica Fernando Medina, vicepresidente de la Corporación Cadelca (La Casa del Camba), un emblema de la gastronomía en Santa Cruz. “Cuando decidimos apostar por la capacitación permanente para nuestro personal buscábamos mejorar nuestros tiempos, calidad y utilización de los recursos. Logramos esta meta, pero también tuvimos otros beneficios. Por ejemplo, uno de los principales problemas para la productividad en el rubro gastronómico es la alta rotación del personal. Estos índices bajaron de manera drástica con las capacitaciones, notamos que nuestros empleamos se sienten más comprometidos con la empresa y su trabajo y están mucho más motivados. Todo esto incrementó muchísimo más nuestra productividad. En cuatro años de esta nueva política de la empresa abrimos 18 sucursales y atendemos a más de 6000 personas como promedio diario”.

La Casa del Camba participa del Food Club CAINCO, un Núcleo Empresarial de empresas gastronómicas que desde CAINCO, y con el impulso de AL-Invest 5.0, promueve la unidad de las empresas como forma de incentivar la productividad en todo el rubro. La principal actividad en estos rubros es la capacitación constante del personal. Capacitaciones que buscan resolver las trabas comunes de todo el sector. “Muchas veces las capacitaciones deben ser a niveles gerenciales y son justamente para explicar que la productividad de la empresa y la capacitación de su personal no pueden -y no son- cosas separadas”, enfatiza Jordi Castan, experimentado Consejero de Núcleos Empresariales.

NUEVOS AMIGOS

Al principio se tomaban como cuestiones separadas, luego se pensó que eran incompatibles, pero en el siglo XXI ya se sabe que son inherentes (no pueden separarse una de la otra): productividad y ecología son dos caras de la misma moneda.

Peter Drucker, alumno del economista Jhon Keynes y uno de los más grandes referentes del nacimiento del managment en el mundo, fue uno de los primeros en fomentar la ecología como parte fundamental de la productividad, mediante una reflexión básica: Si la productividad significa la cantidad de insumos por cada producto, entonces la forma de ser más productivo es ser más eficiente (concepto basado en la mejor utilización de cada recurso) eliminando todo derroche, desecho o mal uso. Llevar esta teoría a una empresa y aplicarlo al uso de sus materias primas significa que esta empresa debe utilizar los recursos de la mejor manera posible, sacando el máximo provecho y evitando los desechos. Es decir, de una forma ecológica.

Más de medio siglo pasó desde aquellas reflexiones y ya ninguna empresa puede hablar con seriedad de productividad sin hacerse un estudio de huella de carbono u otras formas de relacionar sus resultados con los impactos que sus métodos de producción tienen en el ambiente e incluso con los impactos que sus productos tienen una vez que son desechados.

El programa AL-Invest 5.0 establecerá Sistemas de gestión y buenas prácticas, planes de responsabilidad social empresarial, capacitaciones en mejoras ambientales y mejoras de innovación para Mipymes de toda América Latina, todas estas actividades enfocadas a la utilización eficaz y responsable de los recursos naturales, un manejo eficiente de los desechos y la concientización de la sociedad respecto a este tema.

“El tema ambiental es una de las principales deudas en países como Bolivia, y no es casualidad que también lo sea la productividad. El peligro de no entender la importancia de la relación que tiene la ecología y la productividad es que nos engaña y hace que las malas prácticas perduren en el tiempo”, enfatiza Valeria Revilla, especialista de proyectos ambientales de la empresa Huella de Carbono, en un seminario sobre el tema impulsado por el Banco Los Andes en Santa Cruz de la Sierra.

La productividad es un proceso a largo plazo. No se trata de exprimir los recursos de forma indiscriminada, sino de regular la utilización de estos para mantener los equilibrios que hacen posible la reproducción de las materias primas (reforestar en el caso de la madera o rotar los cultivos en el caso de la tierra, por ejemplo). Una productividad responsable nos dará un crecimiento sostenido y sustentable, un crecimiento desmedido agota los recursos y sin insumos la fórmula de la productividad ni siquiera puede existir.

LA PRODUCTIVIDAD, SIGLO XXI

Hace 15 años dos empresas iniciaban con una misma idea: Crear la enciclopedia del nuevo siglo que iniciaba. La primera contrató empleados capacitados y gerentes de firmas importantes e implementó una estructura típica de producción y un sistema de recompensas y castigos externos. La segunda empresa ideó una estrategia para que las personas escribieran gratis la enciclopedia, solo por la motivación de difundir su conocimiento, haciéndolo con completa libertad y con la idea de aportar y ser parte de la plataforma de conocimiento compartido más grande de la historia. La primera empresa se llamó Encarta, y quebró hace 10 años. La segunda es Wikipedia, y cuenta con más de 10 mil millones de visitas mensuales y, solo en español, tiene más de dos millones de páginas de contenido validado.

Daniel Pink, investigador y profesor de Yale, con cinco best sellers sobre productividad, responsabilidad empresarial y motivación, repite una frase con énfasis: “Hay una discordancia entre lo que la ciencia sabe y lo que las empresas hacen”. Luego la analiza: “Nuestros negocios y la forma en la que motivamos su productividad están basados en impulsos externos: castigos y recompensas, diseñados para tareas mecanizadas y automatizadas más propias del siglo pasado”.

Así, según Pink, se explica que una estructura de empresa tradicional, y en apariencia sólida, como lo era Encarta, no haya podido competir contra lo que él llama “los nuevos pilares de la productividad: Autonomía, Maestría y Propósito. Autonomía, la libertad para autogestionar nuestra propia vida; Maestría, la capacidad para intentar ser los mejores en lo que hacemos; y Propósito, sentir que lo que hacemos trascenderá nuestra propia existencia y será parte de algo más grandes.

Cada vez más empresas y más países necesitan otro tipo de características en sus trabajadores: voluntad, creatividad, liderazgo: en ellos está la productividad que el siglo XXI necesita. No importa qué tantos horarios se impongan, qué tantos bonos monetarios se den; si un empleado no siente estos nuevos pilares productivos en su trabajo, jamás explotará su potencial”.

Vivimos tiempos de revolución tecnológica, donde el Internet ya cambió conceptos tan elementales como tiempo, comunicación y distancia. Ya la productividad no es una elección, es una exigencia para los que quieran sobrevivir en este nuevo mundo empresarial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: